Cómo pintar miniaturas III

Vamos a concluir este pequeño curso rápido de pintado de miniaturas con algunas técnicas que dan muy buen resultado a la hora de dar un buen acabado a las figuras. Disclaimer: Algunos de estos pequeños trucos son considerados por los maestros del pincel como "el lado oscuro del pintado de miniaturas", porque se consiguen efectos razonablemente buenos con muy poco trabajo, pero sin el acabado perfecto de otro tipo de técnicas más depuradas y auténticas. Mi consejo es que uséis lo que mejor resultado os de teniendo en cuenta vuestra capacidad, pero ahí ya lo dejo en vuestras manos.

Capa guía: Este es un truco muy útil para los principiantes, cuando uno aún no está acostumbrado a saber cuáles son las zonas que van a recibir las sombras. Si hemos usado imprimación blanca para una miniatura, tenemos un método muy sencillo para saber dónde tendremos que aplicar las sombras en un futuro cuando estemos decorando toda la figura. No hay más que cubrir toda la figura con una fina capa de tinta de cualquier color oscuro. La tinta cubrirá los huecos, indicándote dónde debes aplicar posteriormente colores más oscuros.

Aplicar luces en miniaturas
Luces: Los mejores acabados en las superficies con esquinas o afiladas se obtienen gracias a las luces. Esto es algo que no suele saltar a la vista a los ojos de los no iniciados, pero cuando se sabe hacer da unos resultados estupendos. La técnica se basa en pintar los bordes de una zona que por ambos lados tiene el mismo color con un tono más claro. No vayas corriendo a pintar los cantos de una espada y espera un momento: El mejor resultado se obtiene pintando esa línea de blanco (para eso tenemos el pincel fino que compramos anteayer) y difuminándola posteriormente tal y como veremos más adelante.

Pincel seco: Advertencia: Utilizar esta socorrida y efectista técnica te hace ganar un punto de lado oscuro del pincel inmediatamente (aún así yo soy muy partidario de ella, será porque no soy bueno con las pinturas...) La técnica de pincel seco consigue resaltar ciertas partes de la figura sin que tengas que pasar por ellas específicamente invirtiendo un tiempo y una precisión que puede que no tengas; y es muy útil en zonas rugosas, como las cotas de mallas o el pelo de un animal por ejemplo. Para llevarla a cabo toma un pincel ni muy grueso ni muy fino y mójalo en la pintura con que quieras resaltar la zona. Después pásalo varias veces por un trapo hasta que veas que aparentemente no mancha. Es el momento de que lo pases por la miniatura, perperndicularmente al sentido del pelo, venas o lo que sea que quieras pintar. Verás cómo la pintura se queda en las zonas abultadas, de modo que tú no tienes que hacer nada. Ojo, el pincel seco se carga los pinceles rápidamente, así que utiliza pinceles viejos que ya no uses (o alguno que dediques únicamente a ello)

Difuminado: Todos sabemos lo que es un difuminado: El paso degradado de un color a otro sin que se note el cambio de forma abrupta. En el caso del pintado de miniaturas, el difuminado se hace siempre teniendo una capa ya de un color oscuro y aplicando uno más claro en la zona que queremos reflejar como la que recibe la luz. Para ello no tenemos más que aplicar la pintura clara e ir extendiéndola con el pincel cada vez más hasta que se confunda con la capa inferior. Esto que parece relativamente sencillo es la quintaesencia de la pintura, y grandes maestros tibetanos han perdido la cordura aplicándolo, así que paciencia, y no pretendáis hacrelo todo a la primera.
Aplicar difuminado en miniaturas

Y nada más. No han sido muchos y seguro que más de uno ya los conocíais pero creo que son los consejos más útiles que os puedo dar. Si estáis interesados en más buscad por la red: Hay un montón de foros de aficionados y profesionales que son de mucha utilidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada