El villano del mes: La "otra" madre de Coraline

Iba a poner aquí el típico aviso de "Ojo, contenido revelador acerca del argumento de la película Coraline", pero sólo el título del artículo ya aporta esa información, así que pido disculpas a aquél que le haya destripado ésto (la película, de todos modos, exuda chunguismo por todos sus poros, tampoco era difícil que lo supusierais)

Nos encontramos hoy ante un villano con una gran máscara de amistad, como pueda parecerlo el ya tratado aquí Coronel Hans Landa o la también analizada Annie Wilkes. En este caso, la "otra" madre de Coraline no sólo tiende su mano y su sonrisa a la niña, sino que tiene un mundo entero listo para atraerla, siempre y cuando ella acepte una "pequeña cuestión": Coserse botones en lugar de ojos.

Hasta que el tema de los botones se expone en la película (las verdaderas intenciones del villano) todo son agasajos y magia para la joven Coraline, que fácilmente cae en un mundo de ilusión diseñado expresamente para ella; pero una vez las cartas están sobre la mesa, la otra madre se convierte en un auténtico monstruo dispuesto a cualquier cosa por obtener a su presa.

Trasladando esto a nuestras mesas de juego, podemos introducir al villano como un aliado, incluso como un personaje no jugador en los primeros compases de la aventura, haciendo que cumpla con los sueños del grupo de jugadores de un modo u otro. Llegado un punto adecuado, se les pedirá algo que no estén dispuestos a dar. Es entonces cuando el "aliado" mostrará su auténtica naturaleza, convirtiéndose en el enemigo fiero que es la "otra" madre de Coraline.

A partir de aquí ya tenemos a un enemigo corriente, un malo muy malo que hace cosas malas y todo eso. Fijémonos que lo que hace especial a este villano es el "cambio de cara", un truco que sólo nos valdrá una vez, así que tenemos que utilizarlo sabiamente para dar la sorpresa. Feliz villano.

2 comentarios:

  1. Ni te preocupes por lo del spolier. En el trailer de presentacion de la pelicula ya lo sueltan.

    ResponderEliminar